Seguro de incendios

| 31 August, 2011 | 0 Comentarios

La Ley lo define como aquel contrato de seguro por el que el asegurador se obliga dentro de los límites establecidos en la ley y en el contrato a indemnizar los daños producidos por incendio en el objeto asegurado.

Se considera incendio, la combustión y el abrasamiento con llama, capaz de propagarse, de un objeto u objetos que no estaban destinados a ser quemados en el lugar y momento en que se produce.

Los bienes asegurados deben ser descritos en la póliza, la ley en su art. 46 describe los bienes que se incluyen en la noción de mobiliario: las cosas de uso ordinario o común del asegurado, de sus familiares, dependientes y de las demás personas que con él convivan.

La obligación de indemnizar se impone cuando el incendio se origine por caso fortuito, malquerencia de extraños y negligencia propia o de las personas de quienes se responde civilmente, pero no de los causados por dolo o culpa grave del asegurado, y siempre que la destrucción o deterioro de los objetos sobre los que recae el interés asegurado ocurra en el lugar descrito en la póliza, a menos que su traslado hubiera sido previamente aceptado por el asegurador.

El Seguro contra Incendios es uno que se debe tener en cuenta al momento de adquirir una casa; es importante leer cuidadosamente cada póliza y conocer las limitaciones de ellas.

Al momento de adquirir una vivienda, resulta muy oportuno asegurarla ante cualquier tipo de improviso. El seguro del hogar más contratado es el Seguro de Incendios, pues cubre al asegurado ante cualquier eventualidad que dañe el inmueble en el que vive, a causa directa o indirecta del fuego.

Debido a que los daños ocasionados por un incendio representan un gran coste de reparación es fundamental tener una póliza de seguro que cubra la totalidad de los gastos que un incendio conlleva; por lo tanto es importante leer las condiciones del seguro antes de contratarlo, pues en muchos casos la cobertura no es total.

Habitualmente, las compañías aseguradoras indemnizan al asegurado en un 100%, sin embargo existen pólizas que contienen cláusulas que limitan esta cobertura. Tal es el caso de aquellas que cubren únicamente un porcentaje del coste de los bomberos, cabe mencionar que esta cláusula es común así que es importante tener cuidado en esto.

Como en muchos casos suele suceder, este tipo de seguros pueden ampliar su cobertura dependiendo de las necesidades de cada cliente; en el caso de la aseguradora Mutua de Propietarios, se incluyen en la indemnización los daños que ocasionen las medidas necesarias para extinguir el incendio, los gastos de transporte de los efectos asegurados, el valor de los objetos desaparecidos y las averías de los objetos salvados; a esta cobertura se le pueden añadir otras garantías como la de actos de vandalismo, viento, pedrisco o nieve, derrame de material fundido, entre otras.

Es importante recordar que al momento de contratar un seguro de incendios, para evitar complicaciones al momento de hacerlo efectivo, las compañías de seguros diferencian tres categorías de objetos, para su clara identificación: mobiliario normal, mobiliario especial y joyas. Para realizar esta operación vale la pena visitar habitación por habitación y hacer un inventario del contenido de cada una.

Tags:

Categoría: Sin categoría

Deja un comentario


Logo FinancialRed